miércoles, 8 de mayo de 2013

Shintaro Kago

 Serie "Funny Girl"






















Cuando tenía 19 años, debutó con una historia corta de manga bajo el título de “Star Trek” a partir de aquí su obra no dejó de aumentar, títulos como “Shine, Greater East Asia Co-Prosperity Shere”, “ Atrocious Comedy in Front of the Station, “Everything is peaceful”, “Notebook of Muder and Killing”, “Dance! Kremlin Palace” han sido top ventas del mercado japonés. Su obra más reciente es “Anamorphosis”

Nacido en Tokio en el año 1969, Kago comenzó su trabajo como mangaka en el año 1988 en la revista Comic Box. Todas sus obras se encuentran recogidas dentro de los géneros de terror y Ero Guro. Este último término es una fusión de las palabras “erótico” y “grotesco”, por lo que sus mangas están destinados a un público adulto debido a las ilustraciones de las que se componen.












































Actualmente en España tenemos editados dos tomos de este autor: Reproducción por mitosis y otras historias, y Novia ante la estación y otras historias. Sin embargo, otros dos tomos están anunciados desde hace algún tiempo. Éstos son Fraction y El gran funeral. ¿Podremos ver un quinto tomo en nuestras estanterías gracias a esta repentina visita del autor? Yo opino que sí.
Los polémicos gustos del autor (sexo, violencia, escatología, humor negro) junto a su retorcida mente para mezclar todas estas temáticas, contrastan de sobremanera con su concepción teórica del cómic: ¿Por qué dos viñetas contiguas deben estar necesariamente en la misma línea temporal? ¿Realmente las viñetas son bidimensionales, o puede existir algo detrás de ellas? Además emplea estos elementos para criticar seriamente la sociedad japonesa en particular y a toda la raza humana en general.










 Entrevista en Vice



Vice: Recurres mucho a la mierda en tu trabajo. Campa a sus anchas en tus cómics y juguetes.
Shintaro Kago:
La escatología es sólo algo que utilizo como un elemento distintivo en mis historias. Elegí el tema porque, cuando empecé, no había nadie en el campo del manga famoso por emplearlo. Además, intento adaptarme al formato de la revista para la que dibujo, y por aquel entonces la mayoría de las que publicaban mi trabajo eran bastante “peculiares”. El material centrado en la mierda llegó cuando empecé a dibujar una serie para una revista de manga especializada en la escatología.

He oído que recientemente has vuelto a dibujar para una de esas revistas de nuevo.
Para ser sincero, es difícil dar con historias sobre mierda todo el tiempo, ¿sabes? Especialmente que a la vez sean eróticas.



¿Hay algún requisito mínimo que tengas que incluir? Es decir, ¿te piden un tanto por ciento de mierda obligatorio?
No, es sólo... mierda. Es básicamente una cuestión de cuántas variantes de historias sobre sexo y mierda puedo imaginar. Es difícil de cojones. A decir verdad, quise dejar de hacerlas tras dibujar dos o tres. La mierda y el sexo son sólo los puntos de partida, y sin antes dejarlos claros no puedes empezar a pensar en una narrativa. E intento presentar dulces jovencitas como protagonistas. De eso se trata. Sin embargo, no creo que mis mangas sean tan populares entre los lectores. Me refiero a que las personas que compran revistas del tipo de las que hablamos no están muy metidas en la clase de material que yo dibujo.

¿Tú estás, sexualmente hablando, metido en estos rollos?
No, no practico estas actividades. Ni siquiera fantaseo con ellas. Es sólo una temática que utilizo. Pero sí me gusta el humor sangriento.

¿Te pones burro dibujando escenas de sexo? Robert Crumb dijo una vez que se la pelaba mirando sus propios dibujos.
Si he de decirte la verdad, no me atrae mucho dibujar escenas de sexo. Preferiría no tener que hacerlas, pero no es algo que puedas evitar si estás trabajando para una revista erótica. Las cosas de las que trato en mis mangas son bastante extremas, y por eso la gente tiende a pensar que las practico en mi vida privada, pero lo único que pretendo es desarrollar una voz propia dentro de los límites de las reglas y principios en los que tengo que moverme.



¿Cuándo empezaste a a llamarte a ti mismo kisou mangaka? ¿Cómo surgió el apelativo?
Comencé a usarlo un día, ¡quizá porque nadie más lo estaba haciendo! Últimamente me pregunto si debería cambiar el título de “dibujante” por el de “dibujante-con-algo-más”. La gente te ve dentro de los límites de lo que se supone que es un dibujante si sólo te presentas como tal, pero si empiezas a hacer algo más, preguntan “Pero tú eres un dibujante, ¿por qué haces cosas como esa?”. Así que tal vez tenga que modificar el título un poco.


Pero tampoco quieres autoproclamarte “artista”, ¿verdad?
Verdad. Creo que son los demás quienes deben decidir si tu trabajo es arte y si uno es un artista, no sólo un creador. Dicho esto, he de añadir que siempre estoy pensando en cómo trascender las convenciones del manga, hacerlo evolucionar. Por ejemplo, combinar en forma de collage mis dibujos y fotografías reales.

¿Cuándo empezaste a dibujar el tipo de manga que haces ahora?
Probablemente durante mi etapa de estudiante de escuela superior. Era miembro del club de manga. La mayor parte de lo que dibujaba tenía mucho humor negro. Vaya, que no era precisamente sano, o aséptico. Recuerdo que había un chico en el mismo curso que dibujaba viñetas de un humor blanco, inofensivo. Quizá yo fui en la dirección opuesta para rebelarme


El tamaño de las viñetas que has dibujado para nosotros es uniforme, no has destacado ninguna en particular. Suele ser así en casi todo su trabajo. ¿Hay alguna razón? La mayor parte del manga actual utiliza viñetas de todos los tamaños y formas.
A veces una historia funciona mejor cuando dispones de un número limitado de viñetas, como en la tiras cómicas convencionales, que suelen constar de cuatro, e incluso de una única viñeta de gran tamaño. Supongo que no me gusta pecar de obvio. Además, encuentro que esas viñetas sobredimensionadas son un truco para llamar la atención. No es que haya nada de malo en eso, por supuesto.




2 comentarios:

  1. Me encanta Shintaro Kago. A veces me pregunto cómo debe ser estar en su cabeza, pensar en todas esas imágenes, pero con esta entrevista me parece hasta sorprendente que suene tan cotidiano. Hace ver tan simple eso de 'bueno, eso es lo que me piden y eso es lo que dibujo'.
    Maravillosa selección de imágenes. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, la verdad es raro que la gente todavía se siga sorprendiendo del bizarrismo japonés. Es producto nacional como el sushi y las máquinas de bragas XD.

      Eliminar